Símbolos de Cantabria

Bandera de Cantabria
Creada en el siglo XIX como bandera marítima de Santander, la Diputación Provincial la incorporaría a su heráldica oficial en los años treinta del siglo siguiente. Durante la transición política se asumiría como símbolo para representar la persecución del autogobierno y, una vez conseguido, se incorporaría al Estatuto.
Su uso y diseño, incorporando el escudo del Gobierno, se ha regulado en sendas leyes, la Ley 9/1984 de 22 de diciembre que reguladora de la utilización de la Bandera de Cantabria y la Ley 4/1987, de 27 de marzo, de uso conjunto de la Bandera y Escudo de la Comunidad Autónoma de Cantabria.
El artículo 3 del Estatuto de Autonomía contemplaba la posibilidad que Cantabria se dotase de un Escudo que la identificara. Como consecuencia de ello se aprobó la Ley 8/1984, de 22 de diciembre, del Escudo de la Comunidad Autónoma de Cantabria. Para su elaboración, el Gobierno encargó el trabajo a una comisión de expertos formada por Mario García Oliva, José Luis Casado Soto y Carmen González Echegaray bajo las premisas que el Escudo recogiera la historia del pueblo cántabro, simplificara la simbología en orden a la mayor eficacia visual y se ajustar a la normativa y tradición heráldica a partir del estudio de los símbolos que, a lo largo del tiempo, habían representado a Cantabria y sus jurisdicciones. El informe de los expertos, de forma resumida, se incorporó al texto de la norma. Escudo de Cantabria

El artículo 3 del Estatuto de Autonomía señala que Cantabria puede dotarse de un himno que la represente. Recogiendo este mandato se aprobó la Ley 3/1987, de 6 de marzo por la que se establece el Himno de Cantabria y se regula su uso. Dentro del riquísimo acervo musical de Cantabria, se consideró asumir el conocido como "Himno a la Montaña", de Juan Guerrero Urreisti. La pieza, compuesta en 1929 y dedicada a la entonces denominada Diputación Provincial, en el momento de su asunción como himno autonómico sesenta años después, estaba lo suficientemente arraigada en el cancionero popular, por lo que reunía requisitos sobrados para convertirse en el Himno de la Comunidad.
Con unos pequeños cambios sobre la partitura original, adaptados al estatus autonómico, se incorporaría oficialmente al conjunto de símbolos representativos.
Otros símbolos

Recientemente, el Parlamento de Cantabria aprobó una resolución por la que se reconoce al estandarte conocido con el nombre de El Lábaro, un papel representativo e identitario para el pueblo cántabro. Se trata de una bandera que, durante la transición política, estuvo en la terna para convertirse en bandera autonómica. Su creación data de esa época, siendo una interpretación del estandarte denominado cantabrum, usado en la Cantabria antigua.